Sexo anal para principiantes

Sexo anal para principiantes

Si has llegado hasta aquí, es que indudablemente te interesa el tema aunque nunca lo hayas practicado. Vergüenza, intimidación, poca información… es cierto que es una materia que históricamente ha sido una gran incomprendida. Y, al contrario de lo que pueda parecer a priori, si se hace bien, puede ser muy excitante y extraordinariamente placentera. ¿Cómo empezar? … no te preocupes, aquí llega tu amigo Roderic para ponerte al día en este estimulante arte del griego. Vamos al lío:

Iniciarse en el sexo anal

  • Lo primero que debes saber, es que hay que hay que tomarse las cosas con calma y si es posible, habiendo explorado primero tu propio cuerpo a solas. Hazte con lubricantes, juguetes, o tus propias manos, es imprescindible que aprendas a relajar la zona tú solo/a antes de ponerte a jugar en pareja. Debemos saber cómo funciona nuestro cuerpo (te recomiendo las cuentas anales para familiarizarte con la sensación, y también algún juguete que vibre, puesto que la vibración contribuye al relax de los músculos).

 

  • Una vez realizadas algunas exploraciones previas, puedes pasar a la segunda base: debes entrar en este juego muy relajado/a y abriéndote sinceramente a las sensaciones que experimentarás. Déjate de vergüenzas y nervios y permite que tu pareja juegue con la zona. Dedos, lengua ….mmh te aseguro que si aprendes a soltarte y a fluir con la experiencia, se trata de un viaje sensorial muy muy excitante.

 

  • Importante tener a mano mucho lubricante (se sobreentiende que partimos de unos niveles de higiene y prevención óptimos). En el caso de intercambios heterosexuales, no debemos alternar puertas delanteras y traseras sin cambiarse el preservativo o sin limpiarse entre una y otra, para prevenir posibles infecciones.

 

  • Atención a la posición que se adopte: en el caso de ser penetrado hay que relajarse y dejar entrar (para ello es muy útil el apretar un poco hacia afuera mientras va entrando, facilita la acción). En el caso de ser el sujeto activo, por favor, muchísima delicadeza, esto requiere cariño y cero brusquedad. Movimientos lentos y suaves.

 

  • Unas posturas son más fáciles para empezar, desde mi dilatada experiencia os recomiendo el misionero o la cuchara. La penetración no es tan profunda y puede ser la más idónea para neófitos en la materia. Si existe un nivel de dolor, debe ser aceptable, en caso contrario, dejadlo para otro momento. Aquí estamos para pasarlo bien y no para emular una peli de terror.

 

  • Cuando la penetración sea completa, puede que os invada una sensación de querer ir al baño: es absolutamente normal. Al cabo de unos minutos, acostumbra a desaparecer.

 

  • Mantenerla dentro y ejecutar movimientos suaves sin sacarla del todo, es lo más indicado si estáis empezando. También os recomiendo estimular otras zonas genitales al mismo tiempo. Os garantizo que es increíble. No olvidéis que el punto G (tanto en mujeres como en hombres) se halla al final del trayecto.

 

Bienvenidos al placer más total que podréis experimentar. Y recordad: si tenéis curiosidad … en nuestra agencia disponemos de bellas amazonas que podrán introduciros sin problemas en este bello mundo del sexo anal.  

Suscribete a nuestra newsletter

Obtener promociones y descuentos, sólo para nuestros suscriptores.

¡Gracias! Te hemos mandado un email para que confirmes tu suscripción,
   Llamar      WhatsApp