Sexo en grupo, atrévete

Sexo en grupo, atrévete
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on TumblrPin on Pinterest

El fin de semana pasado me tocaba quedarme en Barcelona para asistir a unas reuniones de empresa. El sábado por la noche, sobre las 22:30, después de cenar con los jefes, terminó mi semana laboral. Era bastante tarde para volver a casa y muy temprano para ir a dormir, así que convencí a mi mejor amigo y compañero en la empresa, David, para salir a tomar unas copas.

Como teníamos que ir en coche, para no tener que buscar dos lugares para aparcar, decidí llevarlo al club de escorts, con parking gratuito y un lugar fantástico para reponerse de los días duros de trabajo a base de sexo. Claro, si fuimos allí no fue sólo por el parking…

A David le encantó el sitio. Nos sentamos en la barra y charlamos relajadamente. Un sábado por la noche, era de esperar, el ambiente era de lo más animado y pasaban a menudo chicas preciosas que nos sonreían, caminando elegantemente de un lado a otro del magnífico salón. Presenté a David a mi amiga Silvia, la camarera de la barra y ésta, a la vez, nos presentó a dos amigos que eran también clientes del club desde hace tiempo.

En pocos minutos congeniamos los cuatro y decidimos sentarnos en los cómodos sofás, en compañía de unas cinco escorts que ya ocupaban el grupo de sillones alrededor de una mesa de cristal. Pronto se convirtió en fiesta la noche. A uno de los tipos que había allí y con el que congeniamos, Alberto, se le ocurrió nombrar la palabra orgía. Todos nos sonreímos y a nadie le desagradó la idea. Así que una de las chicas se levantó y caminó hacia recepción para preparar las cosas.

En media hora ocupábamos una gran suite, donde fuimos ocupando sillones y lugares diversos para seguir la fiesta esta vez brindando con un buen cava, que no era lo más burbujeante que iba a ver la noche… Los conocidos de última hora resultaron de lo más lanzado así que dejando un puñado de condones sobre la mesa, se desnudaron arrastrando con cariño a dos chicas que se sentían muy divertidas. Poco a poco fuimos escogiendo pareja, quedando una de las chicas como “comodín” en un festival de sexo en grupo de lo más excitante.

Algunos nos sentíamos con fuerzas y le pedimos al “comodín” que participara, de modo que al final, Lola, nuestra hermosa “comodín”, fue la chica que más disfrutó de esa orgía espontánea, donde te hartabas de acariciar tetas y clítoris, de escorts o de quien fuera, no importaba demasiado, con el convencimiento de que la vida es buena vivirla en esos momentos tan espectaculares.

Suscribete a nuestra newsletter

Obtener promociones y descuentos, sólo para nuestros suscriptores.

¡ Gracias ! Próximamente recibirás nuestras promociones y novedades

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies,

ACEPTAR