Juegos de escorts…

Juegos de escorts…
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on TumblrPin on Pinterest

Me gusta follar. Me encanta sentir cómo la lascivia recorre mi cuerpo y me pone la piel de gallina y hace que tenga ganas de correrme con el primero que entra por la puerta. Porque me encanta que me follen. Me encanta que me lo chupen todo y que yo tenga que devolverles el favor tragando rabo hasta lo más hondo mientras me empujan la cabeza porque quieren más y más y más. Cuando mis clientas son chicas no es diferente. A veces son algo más dulces al principio pero en cuanto les enseño a lo que estoy dispuesta se me tiran al cuello y se vuelven lobas y nos peleamos entre las sábanas para ver quién va a dominar a quién. A veces lo hacemos delante de sus parejas, lo que lo hace más divertido.

Por cierto, qué maleducada, no te he dicho quién soy. Soy una de las escorts de Eulalia Roig y no te voy a decir mi nombre. Vas a tener que follarte a cada una de las chicas de compañía de Eulalia para descubrir quién soy. ¿Aceptas el reto?

Si quieres descubrirme entre las otras chicas de compañía tendrás que saber que trabajo mucho mi cuerpo en el gimnasio. Me gusta machacarme en sesiones en las que tonifico mi abdomen y mi culo, un culito respingón con el que me gusta poner a prueba a mis clientes y clientas. Ninguno/a aguanta demasiado rato quieto/a cuando balanceo mi culo lentamente a unos centímetros de su cara y les pido que me arranquen las bragas de un bocado. Luego les pido que me coman el coño y nadie se resiste. Soy un bombón de 24 años y me siento poderosa. En mis manos está el poder de hacer que os corráis de gusto.

Y, tengo que admitirlo, a veces soy un poco mala. Me gusta torturaros con algunas caricias en el momento adecuado, para que os volváis locos/as, y luego paro, y me miráis con ojos anhelante y a veces me lo decís: “Quiero más, no pares”. Pero yo me dedico lentamente a quitarme el sujetador delante de la ventana del hotel, con las ventanas descorridas por si alguien mira (eso me pone mucho), y entonces me siento en el alféizar de la ventana y os digo que os pajeéis para mí. Y mis niños son muy obedientes… así que os la empezáis a frotar ya frotar como verdaderos cerdos/as mientros yo me relamo y lentamente me acerco a la cama de rodillas, como una gatita, y os acabo el trabajo con la boca. Mis mamadas son históricas. Y luego me encaramo a mi cliente y le arranco toda la ropa que le pueda quedar y le enseño de qué soy capaz.

Si quieres descubrir hasta dónde me lleva la lascivia, ya sabes, tendrás que jugar un poco y probar a unas cuantas escorts de Eulalia. Pero la recompensa va a ser grande. Voy a ir preguntando a mis amigas qué tal es el follador/a que han tenido ese día… y voy a ir abriendo boca para cuando me encuentres, cariño.

Suscribete a nuestra newsletter

Obtener promociones y descuentos, sólo para nuestros suscriptores.

¡ Gracias ! Próximamente recibirás nuestras promociones y novedades

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies,

ACEPTAR